Home Cómo conocer a Jesús y ser su discípuloUn Mundo en NecesidadDiversiónAcerca de Nosotros
Recursos
Para pastores y líderesMinisterio de niñosOtros ministeriosHerramientasArtículosEnlaces
La Existencia de Dios

por Paco Cortéz

¿Cómo sabemos que Dios existe? ¿Acaso creemos en Dios por "fe" únicamente? ¿Habrá buenas razones para creer en Dios?


En este estudio, se presentarán tres argumentos para la existencia de Dios.

I. El argumento a partir de la creación

Este argumento (que también es conocido como el argumento cosmológico) empieza de la siguiente manera:

Al ver el universo (la creación), nos preguntamos "Bueno, ¿cómo o de dónde surgió el universo?"

La realidad es que solamente hay cuatro explicaciones/posibilidades para la existencia del universo.

Las 4 posibilidades son:
1) El universo surgió espontáneamente de la nada

¿Pero es válida esta posibilidad? Esta explicación es refutada por una de las leyes fundamentales de la física que dice "nada puede ser creado de la nada". En otras palabras, todo efecto tiene una causa. El universo (el efecto) está aquí, por lo tanto, tiene que tener una causa.

2) El universo realmente no existe, es una ilusión

¿Tiene validez esta explicación? La verdad es que todo ser humano vive como si el universo (la materia, lo físico) realmente existe. Por ejemplo, toda persona mira a ambos lados de la calle antes de cruzar (porque creen que los autos verdaderamente existen.)

Además, es casi imposible que toda persona (durante toda la historia de la humanidad) experimente la misma ilusión. ¿Por qué? Una ilusión (o alucinación) es algo muy subjetivo que ocurre solamente en la mente de la persona. La experiencia no la comparte con otras personas, por lo tanto, la idea que toda persona experimenta esta ilusión (que el universo es real) es imposible.

Por último, esta explicación no tiene validez porque podemos predecir con exactitud el movimiento de cuerpos celestes (por ejemplo, las órbitas de planetas, las órbitas de cometas, eclipses solares/lunares, etc.). Si estos cuerpos celestes son ilusorios, ¿cómo es que podemos predecir con exactitud sus movimientos? ¿¡Acaso podríamos predecir el movimiento de una ilusión!? Así que el hecho de que podemos predecir estos movimientos nos indica que el universo no es ilusorio.

3) El universo siempre ha existido, es eterno

Hasta la década de los 50's, esta explicación era la más popular entre astrónomos. Sin embargo, a fines de los 50's, astrónomos comenzaron a observar que todas las galaxias se estaban moviendo hacia afuera como desde un punto central de origen. Esta observación demostró que todo el universo se está expandiendo. Por lo tanto, astrónomos concluyeron que el universo surgió de una gran explosión, conocida como la "Gran Explosión" (Big Bang). Lo importante de la "Gran Explosión" es que nos indica que, si regresamos al pasado, el universo se hace cada vez más y más chico, ¡hasta que el universo se reduce a la nada! Por lo tanto, la "Gran Explosión" nos dice que el universo tuvo un principio. Así que la idea de que el universo es eterno es refutada por las evidencias de la astronomía.

Además, existe una refutación filosófica o lógica. Es la siguiente: Una serie infinita de eventos en el pasado es imposible. Si el universo es eterno, entonces el pasado también es eterno (o infinito.) Esto quiere decir que nunca podríamos haber llegado al día de hoy (al presente.) ¿Por qué? Siempre existirían eventos en el pasado, por lo tanto, no podríamos llegar al presente. Pero ya que hemos llegado al presente, esto nos dice que el pasado no es infinito.
Algunos dirán: "Si el universo no es eterno, Dios tampoco puede ser eterno. ¿Entonces quién creó a Dios?" El problema con esta pregunta es que pensamos que Dios está sujeto a la dimensión del tiempo. La dimensión de tiempo, materia, y espacio solamente existe en el universo creado. Fuera del universo, estas dimensiones no existen. Ya que Dios no forma parte del universo, él no esta sujeto a la dimensión del tiempo. Por lo tanto, Dios no tiene principio, él es eterno y trasciende la creación misma.

4) Algo o alguien fuera de esta dimensión creó al universo

Ya que hemos eliminado las primeras tres posibilidades, la única que nos queda es que algo o alguien creó al universo. Algunos dirán que esta explicación no puede ser la correcta porque no es científica (sino más bien suena como religión.) ¿Pero cuál otra explicación puede haber para la existencia del universo? ¡No hay otra! Si solamente existen cuatro posibilidades, y las primeras tres son descartadas, lógicamente tenemos que concluir que la cuarta explicación es la correcta.

II. El argumento a partir del diseño o propósito

Este argumento también es conocido como el argumento teleológico. Este argumento dice:

1) Todos los diseños implican un diseñador
2) Hay un gran diseño en el universo
3) Por lo tanto, debe existir un gran diseñador del universo

En otras palabras, vemos un gran orden y diseño en el universo (por ejemplo, las galaxias, los planetas, animales, plantas, el cuerpo humano, etc.) Y también sabemos que en cuanto más complejo el diseño, más inteligente su diseñador. Por lo tanto, el diseñador del universo debe ser una persona muy inteligente. Pero ¿por qué deducimos que este diseñador es una persona? Solamente una persona puede tener una mente (con la capacidad de pensar y diseñar.) Una fuerza impersonal no puede pensar ni diseñar nada porque carece de una mente. Así que, este argumento nos indica que el diseñador del universo es un ser personal y muy inteligente.

Algunos dirán que la casualidad puede crear, por lo tanto, no necesitamos un diseñador para explicar el gran diseño que encontramos en la creación. Pero la realidad es que las probabilidades de que el universo haya surgido por mera casualidad son astronómicamente bajas. ¡Por ejemplo, para que un organismo unicelular aparezca por mera casualidad, las probabilidades son 1 en 10^40,000! Creo que es más razonable creer en un gran diseñador del universo que en la casualidad.

Además, la casualidad (que es algo impersonal) no puede crear nada. Solamente una mente inteligente tiene la capacidad de crear.

III. El argumento a partir de la ley moral

Este argumento dice lo siguiente:
1) Toda persona está consciente de una ley moral objetiva
2) Toda ley moral implica un dador moral (de esta ley)
3) Por lo tanto, debe existir un gran dador moral

Esto quiere decir que toda persona está consciente de que ciertas cosas están bien y ciertas cosas están mal. Por ejemplo, todos esperamos ser tratados con respeto, cortesía, equidad, dignidad, etc. Por otro lado, todos sabemos que es malo asesinar, engañar, robar, etc.

La pregunta entonces es, ¿cuál es la mejor explicación para la existencia de esta ley moral? Algunos dirán que el ser humano creó esta ley moral. Pero si así fuera, la moralidad sería subjetiva. Cada persona inventaría su propia moralidad, y por lo tanto, nunca podríamos juzgar (moralmente) las acciones de los demás. Sin embargo, esto no es lo que ocurre. Cuando alguien ha cometido un crimen (por ejemplo, un asesinato) las autoridades (y la sociedad) juzgan y castigan al criminal. Únicamente cuando la moralidad trasciende a individuos, inclusive a las diferentes culturas del mundo, es posible el juzgar las acciones de otros.

Otros dirán que la moralidad surgió como parte de la evolución. La moralidad es simplemente una ayuda para la supervivencia de las especies. Pero esta explicación no es convincente porque cada ley implica un dador (o una autoridad.) Una ley por sí solo no tiene ningún valor. Toda ley es eficaz porque detrás de ella existe una autoridad. Por ejemplo, las leyes de tránsito son obedecidas porque existe una autoridad (la policía, el gobierno) detrás de ellas. Si no existiera esa autoridad, nadie obedecería esas leyes.

Por consecuente, ya no serían leyes. De la misma manera, esta ley moral de la cual todos estamos conscientes debe tener una autoridad. Así que la mejor explicación para la existencia de esta ley moral es una autoridad que trasciende al individuo y a las diferentes culturas, o sea, Dios.

IV. ¿Qué clase de Dios existe?

Cada uno de estos argumentos nos indica qué clase de Dios es el que existe. Cada argumento apunta hacia el Dios de la Biblia.

El argumento a partir de la creación nos indica que Dios es un Dios:

Muy poderoso- Sal. 93:4; Jer. 32:17-18; Col. 1:16-17; Ap. 4:8
Trascendente- 1 Reyes 8:27; Hechos 17:24-25
Eterno- Sal. 90:1-2; 93:2; 102:25-27

El argumento a partir del diseño nos indica que Dios es un Dios muy inteligente-Job 12:13; Ro. 11:33; Col. 2:3

El argumento a partir de la ley moral nos demuestra que:
Dios es un ser moral- Éxodo 20
Dios es bueno- Sal. 34:8; 100:5; 119:68

Así que el único candidato para ser el Dios que creó y diseñó el universo, y que puso esta ley moral en nuestros corazones es el Dios de la Biblia.

Por último, es importante reconocer que cada argumento tiene sus puntos fuertes y débiles. Creo que la mejor estrategia es utilizar estos tres argumentos en conjunto. De esta manera, el punto débil de un argumento es contrarrestado por el punto fuerte del siguiente argumento. Así podremos hacer una presentación convincente para la existencia de Dios.