La mujer, el hijo y el dragón, Apocalipsis 12:1-7. Por Mike MacIntosh en San Diego (California), el 6 de abril de 2005.

        Me gustaría que leyéramos juntos el capítulo 12 de Apocalipsis. Éste es uno de los capítulos más emocionantes de Apocalipsis. Aquí se nos muestra un cambio total.

        Veremos en el próximo estudio al Anticristo y al gobierno mundial, que sólo espera ahora entre bastidores. Aquí les doy unos pequeños indicadores: el euro y la Comunidad Económica Europea; los precios del petróleo; los problemas entre Canadá, Estados Unidos y México con sus fronteras; cuestiones sobre el poder judicial y la Constitución americana, y las cuestiones de los matrimonios gais y la clonación.

        Estamos viviendo en los tiempos finales, y es una época emocionante. Pero no te quedes así, inconsciente, mejor toma parte. Deja que Dios te use. No como una persona ultraderechista, conservadora, religiosa y tradicional, sino como una muy honesta que puede pensar bien las cuestiones, ver la realidad, y amablemente y con amor articularle a la gente que necesita salvación.

        Tenemos que estar despiertos. Ya llegamos al capítulo 12 de Apocalipsis y ya vimos acerca del principio de la Tribulación. Pero una vez que se cambien los gobiernos y este único gobernante aparezca en escena, será engañado todo el mundo y adorará al Anticristo.

        Hoy en día suceden muchas cosas en el mundo y muchas cosas están siendo manipuladas. Está pasando la guerra en Irak y no nos olvidemos de las fuentes de heroína, de la amapola que está creciendo más en Afganistán. Hace años era en Camboya y Vietnam. Ocurren muchos juegos de manos.

        Métete en la palabra de Dios, abre el periódico y verás cosas de manera un poco diferente. ¿Están conmigo? ¿Están con ustedes mismos? Bien, mientras no estén fuera de sí.

        Leemos

        Leemos los versos 1 a 17:

        “Y una grande señal apareció en el cielo: una mujer vestida del sol, y la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas.
        Y estando preñada, clamaba con dolores de parto, y sufría tormento por parir.
        Y fue vista otra señal en el cielo: y he aquí un grande dragón bermejo, que tenía siete cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas siete diademas.
        Y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo, y las echó en tierra. Y el dragón se paró delante de la mujer que estaba para parir, a fin de devorar a su hijo cuando hubiese parido.
        Y ella parió un hijo varón, el cual había de regir todas las gentes con vara de hierro: y su hijo fue arrebatado para Dios y a su trono.
        Y la mujer huyó al desierto, donde tiene lugar aparejado de Dios, para que allí la mantengan mil doscientos sesenta días.
        Y fue hecha una grande batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles lidiaban contra el dragón; y lidiaba el dragón y sus ángeles.
        Y no prevalecieron, ni su lugar fue más hallado en el cielo.
        Y fue lanzado fuera aquel gran dragón, la serpiente antigua, que se llama Diablo y Satanás, el cual engaña a todo el mundo; fue arrojado en tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él.
        Y oí una grande voz en el cielo que decía: Ahora ha venido la salvación, y la virtud, y el reino de nuestro Dios, y el poder de su Cristo; porque el acusador de nuestros hermanos ha sido arrojado, el cual los acusaba delante de nuestro Dios día y noche.
        Y ellos le han vencido por la sangre del Cordero, y por la palabra de su testimonio; y no han amado sus vidas hasta la muerte.
        Por lo cual alegraos, cielos, y los que moráis en ellos. ¡Ay de los moradores de la tierra y del mar!, porque el diablo ha descendido a vosotros, teniendo grande ira, sabiendo que tiene poco tiempo.
        Y cuando vio el dragón que él había sido arrojado a la tierra, persiguió a la mujer que había parido al hijo varón.
        Y fueron dadas a la mujer dos alas de grande águila, para que de la presencia de la serpiente volase al desierto, a su lugar, donde es mantenida por un tiempo, y tiempos, y la mitad de un tiempo.
        Y la serpiente echó de su boca tras la mujer agua como un río, a fin de hacer que fuese arrebatada del río.
        Y la tierra ayudó a la mujer, y la tierra abrió su boca, y sorbió el río que había echado el dragón de su boca.
        Entonces el dragón fue airado contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra los otros de la simiente de ella, los cuales guardan los mandamientos de Dios, y tienen el testimonio de Jesucristo”.

        Vaya.

        Oremos

        “Señor, bendice a estas maravillosas personas, no sólo con tu palabra, sino también con tu presencia. Te pido que te presentes en medio de nosotros y que tu presencia irradie tanto amor que nuestros corazones sientan que podrían explotar.

        Te pedimos, querido Jesús, que derrames tu amor sobre nosotros y que podamos entender este capítulo duodécimo. Danos entendimiento y abre nuestros ojos y nuestros oídos para poder ver y oír, y abre nuestros corazones para poder entender.

        Cambia nuestros corazones, que sean decididos a seguirte y comprometidos a hacer lo que quieres que se haga en nuestras vidas y en nuestras ciudades; para que podamos entregarte nuestras vidas y hacer cosas grandes e increíbles con el poder del Espíritu Santo y de la palabra de Dios fluyendo a través de ellas. En el nombre de Jesús, amén.”

        Pues estudiemos el capítulo 12. Lo he dividido en 4 apartados y éstos los puedes ver independientemente.

        Primero vemos a la mujer. Quizás algunos de ustedes piensan que ya saben quién es esta mujer (¿se acuerdan del estudio pasado?). Y otros de ustedes se preguntan: “¿Quién es ella?”.

        El segundo apartado en el que se fija el foco del escenario es el hijo del que está embarazada la mujer.

        El cielo es el tercer foco que se menciona.

        Y el cuarto foco de este capítulo duodécimo es el dragón o el diablo.

        Vamos a ver los cuatro y haremos una perspectiva expositiva general. Los miraremos mientras el foco se fija en cada una de estas cuatro áreas básicas. Pues de esto se trata el capítulo.

        En el verso uno se nos presenta la mujer. Me gustaría que subrayaras en la Biblia de la persona que está a tu lado izquierdo donde dice: “una grande señal”. En algunas traducciones dice: “un gran prodigio” o maravilla.

        Esto es importante porque la palabra “gran” (megas) significa “enorme”. Éste es grande, sea lo que sea la señal. Esta palabra se ha usado para describir la inmensidad del universo y los tamaños de las estrellas.

        Juan nos está diciendo que él vio esta gran señal en el cielo. Y ésta es la señal: una mujer vestida del sol, y la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas. Y este gran prodigio captó su atención y se pregunta qué exactamente podía ser.

        Ahora la Iglesia Católica y muchos de sus eruditos miran a la mujer como la Virgen María. Desde luego miran al hijo como Jesús. Pero desde una perspectiva bíblica, no sería María. Cuando pasas a través del capítulo y te encuentras con los cinco versículos que hablan específicamente de la mujer, ves que no se trata sólo de una mujer que dará a luz en Belén.

        Y me gustaría mostrarles un poco de fondo bíblico desde el libro de Génesis, en el capítulo 37. Pienso que podrás empezar a ver quién es la mujer incluso antes de que terminemos este estudio. Y si eres un nuevo lector de la Biblia, es necesario que sepas que Génesis es justo el primer libro. Aquí José era el soñador pues Dios le daba muchos sueños.

        “Y habitó Jacob en la tierra donde peregrinó su padre, en la tierra de Canaán.
        Éstas fueron las generaciones de Jacob. José, siendo de edad de diecisiete años apacentaba las ovejas con sus hermanos; y el joven estaba con los hijos de Bilha, y con los hijos de Zilpa, mujeres de su padre: y noticiaba José a su padre la mala fama de ellos.
        Y amaba Israel a José más que a todos sus hijos, porque le había tenido en su vejez: y le hizo una ropa de diversos colores.
        Y viendo sus hermanos que su padre lo amaba más que a todos sus hermanos, aborrecíanle, y no le podían hablar pacíficamente.
        Y soñó José un sueño y contolo a sus hermanos; y ellos vinieron a aborrecerle más todavía.
        Y él les dijo: Oíd ahora este sueño que he soñado:
        He aquí que atábamos manojos en medio del campo, y he aquí que mi manojo se levantaba, y estaba derecho, y que vuestros manojos estaban alrededor, y se inclinaban al mío.
        Y respondiéronle sus hermanos: ¿Has de reinar tú sobre nosotros, o te has de enseñorear sobre nosotros? Y le aborrecieron aún más a causa de sus sueños y de sus palabras.
        Y soñó aún otro sueño, y contolo a sus hermanos, diciendo: He aquí que he soñado otro sueño, y he aquí que el sol y la luna y once estrellas se inclinaban a mí.
        Y contolo a su padre y a sus hermanos: y su padre le reprendió, y díjole: ¿Qué sueño es este que soñaste? ¿Hemos de venir yo y tu madre, y tus hermanos, a inclinarnos a ti a tierra?
        Y sus hermanos le tenían envidia, mas su padre paraba la consideración en ello.” (Génesis 37:1-11)

        Aquí vemos este cuadro con el sol, la luna y las estrellas. Son doce estrellas en Apocalipsis y once en Génesis. Israel tiene doce tribus y por supuesto, José fue uno de los ancianos de Israel para completarlas.

        Este cuadro que vemos, donde la ira del diablo viene sobre esta mujer, trata sobre Israel. Es el cumplimiento de la profecía de que las doce tribus de Israel, simbolizado por la mujer, entrarían a la tierra prometida. A través de Génesis y Éxodo puedes ver cómo se va formando Israel. Pero los hermanos de José lo odiaban y tenían envidia de él.

        Dice en el verso 2: “Y estando preñada, clamaba con dolores de parto, y sufría tormento por parir.” Recordamos que Israel sí sufrió dolores y tormenta cuando el Faraón que le dio posición a José murió y se levantó otro Faraón que no lo conocía. El Faraón anterior le encargó todo a José. Este Faraón era malo y odiaba a los judíos. Entonces Israel sufrió grandes dolores de parto.

        Cuando salieron de Egipto, pasó la muerte a través de allí. Tenían ranas por todos lados; Moisés hizo muchos milagros. Pero esto no captó su atención. Luego vinieron piojos y todo el agua se convirtió en sangre. Eran problemas y plagas, una sobre otra. Será así lo que vendrá al mundo durante el periodo de la Gran Tribulación.

        La última plaga que finalmente captó la atención del Faraón fue en la que Dios le dijo a Moisés: “Ve al Faraón y dile que todos los primogénitos, incluyendo a los del ganado, morirán”. Y todos los primogénitos de Egipto empezaron a morir.

        Dios les había dado una salida. Y a sus hijos, los judíos, les dijo: “Tome cada familia un cordero, sin defecto (es un cuadro de Jesús). Si la familia es pequeña, que lo compartan con el vecino de al lado. Tomarán de la sangre del cordero y la pondrán en los dos postes y en el dintel de la casa. Yo veré la sangre en los postes y pasaré de esa casa y vivirá el primogénito de su familia.” (Éxodo 12) Y de eso se trata la fiesta de la Pascua. Se celebra con la Cena Pascual (el Seder de Pesaj) y los pastores Victor Najor y Rob Glickman mostrarán el significado de cada elemento.

        Pero cuando ves el cuadro de los postes y el dintel, y la corona de espinas y las manos con clavos, y la sangre, te das cuenta de que es lo mismo cuando se trata de la puerta de tu corazón. Si tienes la sangre de Jesús, entonces te ha limpiado de tus pecados y de toda maldad (dice la Biblia en 1 Juan 1:9).

        Y en el versículo 2 vemos este cuadro muy pintoresco del dolor de estos hijos de Israel que pasan a través del mar Rojo. Vagaron por cuarenta años en el desierto sin ninguna rebaja en los grandes almacenes. Usaron los mismos zapatos y ropa por cuarenta años. No tenían comida excepto por esta comida “de ángeles” que mandó Dios, el maná del cielo. (Salmos 78:24-25)

        Vemos desenvolverse este cuadro y me gustaría que hagas caso de ello. Esta vez puedes subrayar la Biblia de la persona que está a tu lado derecho.

        “Y fue vista otra señal en el cielo”. (Apocalipsis 12:3)

        Observa que no fue una gran señal o prodigio sino que es otra señal. Y como señal, es importante y tiene algo para nosotros. Quizás cada uno de nosotros la podemos ver desde una perspectiva diferente.

        Vemos el dolor y la tormenta del parto de Israel que se está presentando, ¿pero cuál es esta otra señal? “Un grande dragón bermejo que tenía siete cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas siete diademas.”

        Acuérdate de que la palabra usada para diadema significa una corona de un gobernante soberano. Jesús tiene una. Y estas cabezas, representadas con el dragón, son autoridades y poderes. Se puede decir que son realeza o gobiernos. Están ligados con el dragón, pues forman parte de lo que él está haciendo. Están sobre su cabeza.

        “Y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo, y las echó en tierra.” (Apocalipsis 12:4)

        Es interesante que las estrellas significan ángeles. Había este conflicto en el cielo; y es el último lugar en donde esperarías encontrar un conflicto. ¿Pero nunca has encontrado conflicto en la iglesia? Sí, siempre hay algún conflicto.

        Pero fue el diablo el que causó este conflicto. Él dejó su solio que estaba en medio de la majestad de Dios porque quería estar al cargo él sólo. Su cola arrastra e influye sobre una tercera parte de estos ángeles (y sabemos que hay millones de millones de millones), y los echó del cielo. Se los llevó con él y los convenció.

        Y muchas veces la gente nos convence a ti y a mí a hacer algo que no es correcto. Y nos hacemos un poco rebeldes.

        Recientemente una editorial me mandó un manuscrito y querían saber si yo podía elogiar el libro. Empecé a leerlo y hablaba de Jesús y decía que Jesús era un rebelde. No me dio una buena sensación. Yo sabía lo que quería decir, que Jesús era contracultural. Le mandé un e-mail al editor diciendo: “¿Qué edad tiene este autor? ¿Y cuál es su fondo confesional?”.

        Porque me sonaba a alguien de los años 60 y del Movimiento de Jesús. Antes se usaban pósteres y pegatinas de Jesús, ¿los has visto? Lo pusieron como el líder de la revolución. Eran así los comunistas que estaban en los campus universitarios.

        Le dije: “¿Te das cuenta de que Jesús no pudo haber sido un rebelde?”. Me dijo: “¿Y por qué no?”. Le dije: “No quiero rizar el rizo pero párate a pensar en esto. Samuel dijo que la rebelión es pecado de hechicería. (1 Samuel 15:23) ¿Entonces cómo podía Jesús ser un rebelde?”. Me dijo: “Oh, tienes razón. Bueno, ¿y por qué no ‘revolucionario’?”. Le contesté: “Piénsalo bien. Tú vas a presentar una actitud de Jesús que no es escritural, ni mucho menos se acerca a quién es él en realidad. Él es contracultural en el sentido de que va en contra de toda corriente. Pero él no es rebelde. Nunca lo ves en el Nuevo Testamento rebelarse contra el César ni Roma. Ni una sola vez. Las únicas personas con quienes se enojaba eran los fariseos. Ellos siempre impedían a la gente acercarse a Dios”.

        Él no era realmente un rebelde. El diablo sí es un rebelde. Él tomó una tercera parte de los ángeles y tú tienes que entender algo. Los ángeles de Satanás están influyendo en todo lo que hay en este planeta. Y ellos son mucho más listos e inteligentes que nosotros. Sin la gracia de Dios y sin el Espíritu de Dios y sin la palabra de Dios y sin el acceso al trono de Dios a través de la oración, no tenemos nada.

        La palabra nos dice que podemos ponernos toda la armadura de Dios, entonces sabemos que sí podemos ganar en esta batalla. Pero lo tenemos que hacer según la manera del Señor.

        “Y las echó en tierra.” Esto nos muestra qué tipo de líder es Satanás. Imagina esta cola grande envolviendo a los ángeles y luego echándolos a la tierra. No los mandó a Plutón, ni con Goofy. No los mandó a otro sistema solar sino a este planeta.

        ¿Y por qué crees que los mandó a este planeta? Es porque él odia a Dios, y tú fuiste creado a imagen y semejanza de Dios. (Génesis 1:26) Entonces él quiere destruir todo lo que le parece bien a Dios.

        Hoy decían en la radio que el primer financiero para el movimiento radical gay en los Estados Unidos tiene una estratagema para utilizar a los gais para realizar su meta. Cuando la gente hace cosas impropias, un cuerpo con otro cuerpo y en lugares tóxicos de los cuerpos de otras personas, ¿no te parece que le es degradante a Dios cuando fuiste hecho a la imagen de Dios y sobre todo si piensas que dice “los hizo varón y hembra”?

        Satanás pudo haber tomado una imaginación y decir: “No se preocupen de esto. Nos desharemos de este Libro para que puedan hacer lo que quieran”. Date cuenta entonces de que él realmente está enojado.

        Y éste es su blanco: toda la gente que vino de Adán formada del polvo de la tierra. Entonces Satanás te odia a muerte.

        O sea que Satanás sabía a dónde iba con estos ángeles: a montar todo un sistema para engañarte a ti, a tus amigos y por generaciones, él contamina. ¿Y qué es lo que contamina? El sistema educativo de cada nación, el sistema religioso de cada nación, ¿y por qué no el oxígeno con el que estos cuerpos respiran? Entonces: el smog y la contaminación. ¿Y por qué no contaminar el agua con estricnina y arsénico para que no nos sintamos bien? Contamina todas las cosas que necesita un ser humano y las destruye.

        Él sabe que si consigue debilitar tu cuerpo poco a poco y hacer que no te sientas totalmente bien y que además te sientas un poco drogado y que no puedas pensar claramente, entonces empezarás a aceptar todas las cosas que te ponga enfrente de tu mirada.

        Empiezas a pagar diez dólares para ver una película que glorifica las cosas que pusieron a Jesús en la cruz. Estás entumecido y ni te das cuenta de ello.

        Entonces estos ángeles, estos ángeles caídos, te tienen a ti en su campo de tiro. Tú eres su blanco. Probablemente por eso los echó aquí y no a Marte o Venus o a otro lugar.

        “Y el dragón se paró delante de la mujer que estaba para parir, a fin de devorar a su hijo cuando hubiese parido.” (Apocalipsis 12:4)

        Hay una batalla en el cielo y los ángeles caídos llegan a nuestro planeta. Encontré una cosa interesante en Daniel, si puedes pasar allí por un momento te la enseñaré, mira en el capítulo 8:

        “En el año tercero del reinado del rey Belsasar, me apareció una visión a mí, Daniel [Juan vio una gran señal], después de aquélla que me había aparecido antes.
        Vi en visión (y aconteció cuando vi, que yo estaba en Susán, que es cabecera del reino en la provincia de Persia;) vi pues en visión, estando junto al río Ulai.
        Y alcé mis ojos, y miré, y he aquí un carnero que estaba delante del río, el cual tenía dos cuernos: y aunque eran altos, el uno era más alto que el otro; y el más alto subió a la postre.
        Vi que el carnero hería con los cuernos al poniente, al norte, y al mediodía, y que ninguna bestia podía parar delante de él, ni había quien escapase de su mano: y hacía conforme a su voluntad, y se engrandecía [Este líder].
        Y estando yo considerando, he aquí un macho de cabrío venía de la parte del poniente sobre la haz de toda la tierra, el cual no tocaba la tierra: y tenía aquel macho de cabrío un cuerno notable entre sus ojos:
        Y vino hasta el carnero que tenía los dos cuernos, al cual había yo visto que estaba delante del río, y corrió contra él con la ira de su fortaleza.
        Y vilo que llegó junto al carnero, y levantose contra él, e hiriolo, y quebró sus dos cuernos, porque en el carnero no había fuerzas para parar delante de él: derribolo por tanto en tierra, y hollolo; ni hubo quien librase al carnero de su mano.
        Y se engrandeció en gran manera el macho de cabrío; y estando en su mayor fuerza, aquel gran cuerno fue quebrado, y en su lugar subieron otros cuatro maravillosos hacia los cuatro vientos del cielo.
        Y de uno de ellos salió un cuerno pequeño, el cual creció mucho al mediodía, y al oriente, y hacia la tierra deseable [Israel, vino hacia Israel].
        Y se engrandeció hasta el ejército del cielo; y parte del ejército y de las estrellas echó por tierra, y las holló.
        Aun contra el príncipe de la fortaleza se engrandeció, y por él fue quitado el continuo sacrificio, y el lugar de su santuario fue echado por tierra.
        Y el ejército le fue entregado a causa de la prevaricación sobre el continuo sacrificio: y echó por tierra la verdad [Echó la verdad], e hizo cuanto quiso, y sucediole prósperamente.
        Y oí un santo que hablaba; y otro de los santos dijo a aquel que hablaba: ¿Hasta cuándo durará la visión del continuo sacrificio, y la prevaricación asoladora que pone el santuario y el ejército para ser hollados?
        Y él me dijo: Hasta dos mil trescientos días de tarde y mañana; y el santuario será purificado.” (Daniel 8:1-14)

        ¿No es interesante este cuadro de los tiempos finales, el templo reconstruido y los sacrificios continuos, y que es la verdad lo que será encubierto? La verdad.

        Jesucristo dijo que “conoceréis la verdad, y la verdad os libertará”. ¿Y cómo podrás tú conocer la verdad si no estás leyendo tu Biblia?

        La palabra de Dios es verdad. Y si eres endeble en cuanto a la palabra, eres endeble en cuanto a la verdad.

        Jesús dijo: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida. Y nadie viene al Padre, sino por mí”.

        Entonces tú necesitas la verdad porque esto es lo que está pasando, se la está echando abajo. Se está atacando a la verdad: la verdad de la humanidad, la verdad de la compasión... toda la cuestión de la eutanasia. Dios sopló el aliento de vida en la gente, el gobierno no tiene el derecho de desenchufarle la vida a alguien. Tu vida es preciosa, es muy preciosa.

        Encuentro muy interesante que dice en el versículo 8 de Daniel 8, que este macho de cabrío creció en gran manera. Y estando en su mayor fuerza, aquel gran cuerno fue quebrado, o sea que perdió parte de su poder. “Y en su lugar subieron otros cuatro maravillosos hacia los cuatro vientos del cielo. Y de uno de ellos salió un cuerno pequeño.” Este pequeño no parecía ser mucho pero esto es lo que veremos en el próximo estudio, en el capítulo 13. Se trata del Anticristo apareciendo en escena.

        “El cual creció mucho al mediodía, y al oriente, y hacia la tierra deseable. Y se engrandeció hasta el ejército del cielo; y parte del ejército y de las estrellas echó por tierra, y las holló.” Entonces en el momento en que Israel es reconocido como una tierra deseable, y emerge el templo, se verá el cuadro del capítulo 12 donde la cola del diablo envuelve las estrellas y las echa a la tierra.

        Por lo demás, seremos involucrados en un enorme incremento de actividad demoníaca en todas partes de nuestros pueblos y del mundo.

        “Harry Potter” probablemente es uno de los primeros reclutadores de la brujería en el mundo hoy en día. Cuando se toman la brujería y algunos de los dichos en los libros y películas de “Potter”, los niños no sólo juegan a la hechicería, están siendo instruidos en ella, así como tú tienes hijos que van a la escuela dominical a aprender las Escrituras.

        Yo creo que la influencia demoníaca de la tercera parte de los ángeles que baja se incrementará y se incrementará y se incrementará. Vemos a “Buffy la Cazavampiros” y a todos estos programas sobre el ocultismo en la televisión muy aceptados y admitidos. Y luego lo que viene enseguida, “Esposas” o “Mujeres Desesperadas” que tratan del adulterio y de la fornicación y de la cosecha de la carne.

        Se está difundiendo la brujería y el vudú. A veces dicen que son sólo unas diversiones, pero espérate. Cualquier cosa que voltea tu adoración a Dios es idolatría y es blasfemia. Ten cuidado con las cosas en que estás involucrado, y los juegos de video que estás jugando y las películas que estás viendo, porque detrás de ellos hay espíritus y te están tratando de destruir.

        ¡Tienes que guardar tu corazón! “Porque de él emana la vida.” (Proverbios 4:23)

        Ahora Daniel aparece en escena para advertir, unos cientos de años antes de Juan, que habrá el tiempo en que estos ángeles caigan a la tierra y se huelle la verdad.

        También se nos advierte en Judas. Si puedes pasar allí en tu Biblia lo veremos en un momento. Está justo antes de Apocalipsis, es un libro de sólo una hoja. Mira el verso 5:

        “Os quiero pues amonestar, ya que alguna vez habéis sabido esto, que el Señor habiendo salvado al pueblo de Egipto [¿Recuerdas que con dolores de parto?], después destruyó a los que no creían.”

        ¿Y qué es lo que van a hollar los demonios? La verdad. ¡No te apartes de la Biblia!

        Si en tu iglesia el pastor no sube al púlpito con una Biblia, sal de esa iglesia. Si se trata de que tienes que leer el esquema de alguien y no la Biblia, salte. Si ponen el esquema en la pantalla y nadie abre su Biblia, ¡salte! Porque estás en peligro.

        La cruz es un escándalo y la gente se ofende por ella. Y la palabra de Dios es un escándalo y la tienes que usar en tu vida.

        No te asocies en el nombre de Cristo con cualquier organización que no alza la santa palabra de Dios.

        Realmente pisarán la verdad. Se retarán las cuestiones sobre la verdad. “Quitémosla de las escuelas. Quitémosla del mercado público. Quitémosla de todas partes.” Y luego la gente no podrá pensar claramente. Los demonios no son tontos.

        Ahora mira el siguiente verso:

        “Y a los ángeles que no guardaron su dignidad, mas dejaron su habitación, los ha reservado debajo de oscuridad en prisiones eternas hasta el juicio del gran día.” (Judas 1:6)

        Esto habla acerca de los ángeles. Serán juzgados muy, pero muy duramente por Dios.

        Y aquí en el verso 5:

        “Y ella parió un hijo varón, el cual había de regir todas las gentes con vara de hierro: y su hijo fue arrebatado para Dios y a su trono.
        Y la mujer huyó al desierto, donde tiene lugar aparejado de Dios, para que allí la mantengan mil doscientos sesenta días”. (Apocalipsis 12:5-6)

        Ahora ¿quién es este hijo varón? ¿Y qué es esta vara de hierro? Si pasas conmigo al Salmo 2, verás muy bien quién es.

        “¿Por qué se amotinan las gentes, y los pueblos piensan vanidad? [Es así como las Naciones Unidas hoy en día]
        Estarán los reyes de la tierra, y príncipes consultarán unidos contra Jehová, y contra su ungido, diciendo:
        Rompamos sus coyundas [No quieren tener nada que ver con él. “Quitemos la Biblia de las escuelas.”], y echemos de nosotros sus cuerdas [Cualquier ligadura al cielo].
        El que mora en los cielos se reirá; el Señor se burlará de ellos.
        Entonces hablará a ellos en su furor, y los turbará con su ira.
        Yo empero he puesto mi rey sobre Sión, monte de mi santidad.
        Yo publicaré el decreto: Jehová me ha dicho: Mi hijo eres tú; yo te engendré hoy [Juan 3:16: Dios dio a su Hijo Unigénito].
        Pídeme, y te daré por heredad las gentes, y por posesión tuya los términos de la tierra.
        Los quebrantarás con vara de hierro: como vaso de alfarero los desmenuzarás.

        Y ahora, reyes, entended: admitid corrección, jueces de la tierra.
        Servid a Jehová con temor, y alegraos con temblor.
        Besad al Hijo, porque no se enoje, y perezcáis en el camino, cuando se encendiere un poco su furor. Bienaventurados todos los que en él confían.” (Salmo 2:1-12)

        Entonces creo que ahora sabemos que la mujer es Israel, el hijo varón: Jesucristo, reinando con una vara de hierro.

        Y la mujer huyó al desierto y Dios lo había preparado para 2.060 días. En otras palabras, el Señor ya iba por delante unos cientos de años y estaba listo para protegerlos.

        Y déjenme alentarles en cuanto a esto: el Señor ya ha ido muy por delante de ti. Él está muy por delante de ti.

        Puede ser que estés enfrentando tiempos difíciles ahora, o quizás puedes ver que vas a entrar a algún valle de sombra de muerte: pero, no temas mal alguno, porque Dios está contigo. (Salmo 23) Él ya ha cuidado de todo para estas personas, así que ha cuidado de todo para ti también.

        Sólo dale una oportunidad. Él ya ha “ayudado” todas las cosas. “Dios hace que todas las cosas ayuden para bien a los que le aman, esto es, a los que son llamados conforme a su propósito.” (Romanos 8:28)

        Dale una oportunidad. Sólo confía en él, y él te sostendrá a través de ello sin importar qué tan horrible sea ese valle.

        “Y fue hecha una grande batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles lidiaban contra el dragón; y lidiaba el dragón y sus ángeles.” (Apocalipsis 12:7)

        El nombre del arcángel Miguel significa: “¿Quién como Dios?”.

        Y yo no me llamé a mí mismo (Michael Kirk); no estoy tratando de decir que yo soy como Dios. Pero lo encuentro interesante que como el lado por parte de mi padre era escocés me dieron el medio nombre “Kirk” y kirk significa “iglesia” en escocés. Y después, Dios, entre risas, me trasladó de ser un demente con daño cerebral a un siervo de la iglesia.

        Él tiene cosas planeadas para cada uno de nosotros. Sólo quiero animarte: métete en la Biblia, así como nunca la habías leído antes; pasa tiempo en oración, como nunca habías orado antes; y la mano de Dios vendrá sobre ti y cosas sobrenaturales empezarán a suceder.

        Pero te tienes que meter en su palabra. Él quiere tenerte solo, en privacidad, en donde puede ministrarte directamente a tu alma.

        Éste es el fin de la era, faltan pocos minutos para hacer tictac. Y luego el Señor mismo descenderá del cielo con aclamación, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, y los muertos en Cristo resucitarán primero, y los que vivimos, los que quedamos seremos arrebatados en el aire para estar siempre con él. Debemos siempre consolarnos, unos a otros con estas palabras.

        Y nuestro propósito es meternos en la palabra de Dios para que oigas que te llama. Y cuando te llama, comprométete al cuerpo de Cristo y sirve a Jesús. Porque él está listo para volver.

        Y hay una gran batalla en el cielo. Miguel junto con sus ángeles pelean en contra del dragón y sus ángeles. Es así como una guerra galáctica: “¡Luuke!”. Están peleando allá arriba, ¡pero vinieron acá! Entonces están controlando todo.

        “Y no prevalecieron, ni su lugar fue más hallado en el cielo.” (Apocalipsis 12:8)

        Fueron echados. Entonces Miguel es alguien muy, muy importante. Si vuelves a Daniel, al capítulo 10, versículo 12, verás que él tiene un trabajo muy, muy importante en el reino de Dios.

        “Y díjome: Daniel, no temas: porque desde el primer día que diste tu corazón a entender, y a afligirte en la presencia de tu Dios, fueron oídas tus palabras; y a causa de tus palabras yo soy venido.
        Mas el príncipe del reino de Persia se puso contra mí veintiún días: y he aquí, Miguel, uno de los principales príncipes, vino para ayudarme, y yo quedé allí con los reyes de Persia.” (Daniel 10:12-13)

        Entonces sabemos que Miguel es un ángel fuerte y poderoso.

        Mira el verso 20:

        “Y dijo: ¿Sabes por qué he venido a ti? Porque luego tengo de volver para pelear con el príncipe de los Persas; y en saliendo yo, luego viene el príncipe de Grecia.         Empero yo te declararé lo que está escrito en la escritura de [¿De qué?] verdad”

        Y esto es lo que van a golpear los demonios: la verdad. Ellos no quieren que estén leyendo y aprendiendo las Escrituras, damas y caballeros. Pero si amas la Biblia, te enamorarás con Dios.

        “Empero yo te declararé lo que está escrito en la escritura de verdad:
        Y ninguno hay que se esfuerce conmigo en estas cosas, sino Miguel vuestro príncipe”. (Daniel 10:20-21)

        Ahora mira el capítulo 12, verso 9:

        “Y dijo: Anda, Daniel, que estas palabras están cerradas y selladas hasta el tiempo del cumplimiento”.

        Todas estas palabras que Daniel está hablando de Dios son muy importantes.

        Terminamos con esto: de nuevo en el libro de Judas hay un pequeño verso oscuro. Algunos dicen: “¿Qué puede significar?”. Pero habla otra vez del fin de la era. Judas dijo esto:

        “Y a los ángeles que no guardaron su dignidad, mas dejaron su habitación [Los demonios], los ha reservado debajo de oscuridad en prisiones eternas hasta el juicio del gran día:
        Como Sodoma y Gomorra, y las ciudades comarcales, las cuales de la misma manera que ellos habían fornicado [La inmoralidad sexual], y habían seguido la carne extraña [Formas de vida alternativas], fueron puestas por ejemplo: sufriendo el juicio del fuego eterno.
        De la misma manera también estos soñadores amancillan la carne, y menosprecian la potestad, y vituperan las potestades superiores.
        Pero cuando el arcángel Miguel contendía con el diablo, disputando sobre el cuerpo de Moisés, no se atrevió a usar de juicio de maldición contra él, sino que dijo: El Señor te reprenda”. (Judas 1:6-9)

        Entonces Miguel, que es básicamente un guardián de Israel y un príncipe de alto rango, enfrenta cara a cara al diablo y sólo le dice: “El Señor te reprenda”.

        Y eso es todo lo que tienes que hacer tú. No tienes que hablar con él.

        Me encanta lo que le pasó a Martín Lutero: se despertó una noche y oyó ruido y volteó y vio a Satanás allí en su habitación. Le dijo: “Oh, sólo eres tú” y se giró en la cama y se volvió a dormir.

        Así lo debes tratar. Él es un adversario formidable, pero ni le des la hora. Él te seducirá con encantos pero tú no quieres que te desvíe el corazón.

        Entonces vemos a Miguel viniendo a batalla y terminaremos este capítulo en el próximo estudio. Veremos cómo se resuelve y luego el ataque sobre el planeta Tierra. Veremos el ascenso del Anticristo y de estos líderes que formarán un gobierno mundial. Saldrán del antiguo imperio romano, de los países europeos. Está enfrente de nosotros.

        Debemos estar preparados con la verdad de Dios.

        “En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti.”
        “Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino.” (Salmos 119:11 y 105)

        Toma la palabra de verdad, ama la palabra de verdad. Dios te honrará mientras tú le honres a él y te conviertas en una persona de su palabra.

        ¿Nos ponemos de pie y oramos?

        “Te damos gracias, Dios, por tu gran amor para con nosotros. Te damos gracias porque has estado delante de Israel por siglos mientras huían del diablo y del Anticristo y les has preparado un lugar. Y entonces sabemos que tú has preparado un lugar para nosotros. Se lo has preparado para la gente que leen esto en la Internet, para los que escuchan a través de la radio o CD, y para los que estamos aquí en estos momentos. Has estado muy por delante de nosotros y ahora nosotros hemos llegado para lo que tú nos has preparado.

        Guardamos en nuestro corazón tu exhortación acerca de la verdad, que dices que será hollada en los últimos días. La santa verdad es lo que queremos guardar en nuestros corazones. Es la verdad lo que tú quieres que alcemos en medio de la oscuridad.

        Señor, creemos en tu palabra y creemos en ti. Te pedimos que nos ayudes a llevar la palabra de Dios a todos nuestros vecinos y a todos nuestros amigos, antes de que sea demasiado tarde.

        Danos una compasión nueva para la gente, una fresca. E ilumina nuestro corazón y entendimiento con una sed para la Biblia para que podamos conocerte más íntimamente y tener las respuestas para este mundo que se está muriendo.

        Te pido que tu Espíritu Santo pueda bajar sobre cada persona que se presenta ahora ante tu trono. Te pido que nos bautices a todos de nuevo con el Espíritu Santo.

        Renueva nuestra energía y renueva nuestra fuerza. Te pido Espíritu Santo que entres profundamente a nuestras almas y hagas que salgan a la superficie cosas que son malas u oscuras para que las podamos confesar y ser perdonados.

        Señor, te pido por el cuerpo de Cristo, que tu Espíritu lo libre de todos los tentáculos del mundo que lo envuelve así como lo hace la cola del gran dragón. El mundo ha seducido a muchos cristianos a acercarse más al mundo y a alejarse más del trono.

        Y te pido que despliegues a muchos que responden al llamado de Dios para sus vidas. Que sean tus siervos.

        Señor, te pido que bendigas nuestras ciudades, que causes explosiones evangelísticas y renovaciones y avivamientos que pasen a través de todas las congregaciones con una frescura.

        Te pedimos humildemente que nos perdones de nuestro orgullo y de las cosas que sí bloquean nuestra comunicación contigo. Que podamos tener una segunda oportunidad para ser llenados hasta desbordar. Cumple las grandes cosas que deseas.”

        Ahora quiero decirles algo a ustedes, los que se han presentado ante Dios: tal vez escucharon cosas que les han asustado y al mismo tiempo despertado. Y quieres ponerte bien con Dios. Y esto es muy importante. Él ha preparado estos momentos, desde hace muchos años, para ti.

        Entonces quiero que hagas esto. Dice la Biblia: “cree en tu corazón que Dios levantó a Jesús de entre los muertos y confiesa con tu boca que Jesús es el Señor y sí serás salvo.” (Romanos 10:9)

        Algunos de ustedes están justo al borde del precipicio listos para volcarse en un abismo de oscuridad por la eternidad. Si quieres tener tu corazón bien con Dios, y tal vez, como vemos en Daniel, te has apartado de la verdad, es hora de volver. Sólo ora:

        “Querido Dios, perdóname por mi forma de vida. Perdóname por apartarme de ti. Y perdóname de todos mis pecados y transgresiones. Oro para que la sangre de Jesucristo me limpie de mis pecados y te pido que el Espíritu Santo entre a mi vida y me de vida eterna. Dios me entrego a ti. No sé lo que significará ni lo que va a pasar, pero sé que tú estás ahí, y te pido que me perdones y que me des otra oportunidad”.

        Si ése es tu deseo y si es tu oración, aunque sea demasiado bueno para creerlo, tu vida cambiará drásticamente. Nunca serás igual, ni creerás cómo serás una vez que Dios asuma el cargo de tu vida y de tu corazón y te ame.

        ¿Alguien más quiere orar?

        “Señor, tú has visto a estas personas y has visto que han alzado sus corazones hacia ti. Todos nosotros que ya te conocemos te decimos: ‘Gracias Dios por haberles hablado’. Y te pedimos por ellos ahora mismo para que les cambies sus vidas por la eternidad. Que estas personas sean tus líderes futuros y tus maestros de escuela dominical y tu gente amorosa en las calles y en el trabajo. Te pedimos por cada uno de ellos, que les ayudes a salir de cualquier lío en que se encuentren. Que sean librados milagrosamente de las situaciones en las que se han metido que no son agradables, que no son nada buenas. Te pedimos que los liberes.

        Y te pedimos por el cuerpo de Cristo, que nos liberes a nosotros, que nos ayudes a amarte más, a amarte como nunca antes te habíamos amado. Recibe nuestras alabanzas, Jesús. Así como nos oyes cantar desde nuestro corazón, habita entre estas alabanzas, Dios. En el nombre de Cristo oramos, ¡amén!”